ACIPE

¿Qué es ACIPE?

Una Asociación Científica de Psicología y Educación, con varios lustros de historia a sus espaldas, que integra en su seno a académicos y profesionales preocupados e interesados por el desarrollo y la visibilidad social de la disciplina centenaria de la Psicología de la Educación y sus implicaciones: el trabajo profesional de los psicólogos y psicólogas educativos. Cuenta con miembros de prácticamente todas las universidades, públicas y privadas, del territorio nacional y pretende establecer lazos de unión con cuantas Asociaciones Internacionales tengan como centro de interés tanto el desarrollo psicológico de los humanos a lo largo de su ciclo vital como la evolución y las aportaciones de la Psicología de la Educación. Está trabajando conjuntamente tanto con la Conferencia de Decanos de Psicología como con el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos a favor de la inserción de las psicólogas y psicólogos educativos (licenciados o graduados en Psicología con un Máster en Psicología de la Educación) en los distintos contextos en los que tienen lugar los procesos de enseñanza /aprendizaje: educación formal, no formal e informal. Sin duda, el contexto formal es a todas luces el que demanda más las aportaciones de la Psicología de  la Educación y las competencias de los psicólogos y psicólogas educativos.

¿Cuáles son los objetivos de ACIPE?

Los 11 miembros de la actual Junta Directiva presentaron en su momento a todos los posibles votantes, miembros de ACIPE, los objetivos que pretendían lograr si recibían el correspondiente respaldo a su candidatura. Estos son los objetivos:

    • Trabajar conjuntamente con la Conferencia de Decanos de Psicología y con el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos a favor de los psicólogos/as educativos, en tanto profesionales bien diferenciados del resto de psicólogos (clínicos, sociales, del trabajo…) y, por supuesto, de cualquier otro profesional de áreas cercanas: pedagogos, psicopedagogos, maestros, etcétera. Queremos seguir avanzando en el desarrollo de un Máster Oficial en Psicología de la Educación, a ser posible con una troncalidad común para todas las Comunidades Autónomas, y que pueda dar acceso a las oposiciones para Orientadores Educativos. En este contexto, podrían tener lugar másteres semipresenciales, compartidos por aquellos departamentos o centros con escasez de recursos humanos. De hecho, esto está previsto que ocurra entre alguna universidad española y la Organización de Estados Iberoamericanos.
    • Seguir gestionando y desarrollando los Congresos Internacionales, cada tres años, a fin de potenciar, nacional e internacionalmente, la figura de los psicólogos/as educativos. Creemos que es a través de los mismos como podemos defender una visión de los psicólogos educativos como profesionales claramente diferenciados, intentando compartir, a escala internacional, un denominador común en su formación y en su desarrollo profesional.
    • Conseguir una Revista de Psicología de la Educación con el suficiente rigor académico como para que pueda lograrse su inclusión en el JCR en un plazo que no exceda en lo posible el mandato para el que nos presentamos. Sería importante aquí atraer a buenos investigadores y profesionales del conjunto de países iberoamericanos.
    • Institucionalizar, junto con el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos, la División en Psicología de la Educación, a semejanza de las divisiones Educational Psychology and School Psychology de la APA. La principal meta consistiría en garantizar tanto una correcta formación académica como profesional de los psicólogos/as educativos.
    • La integración de ACIPE en otras Asociaciones de la Psicología de la Educación ya existentes, de carácter internacional, a fin fortalecer la visión de la especificidad de los psicólogos y psicólogas educativos.

Para poder llevar a cabo estos objetivos, es obvio que se ha de realizar la correspondiente revisión de los actuales Estatutos. Ya se han actualizado en aquellos aspectos que urgía cambiar para poder satisfacer mínimamente los objetivos, aunque tal vez requieran más modificaciones a medida que las circunstancias cambiantes lo vayan aconsejando.