COSCE dedica la jornada de Sociedades 2018 al análisis de las pseudociencias y pseudoterapias

Para ACIPE supone un reconocimiento y un placer que COSCE pueda hacer realidad el deseo manifestado públicamente por nuestra Asociación el 24 de junio de 2017. En aquel momento, como se puede ver en esta misma web, comentábamos:

ACIPE invita al resto de Sociedades que constituyen COSCE para que hagamos un frente común contra una lamentable realidad: unas pocas personas (sin demasiados escrúpulos y con escasa base científica) se enriquecen a costa del engaño y  el sufrimiento de muchos, llegando en ocasiones a poner en peligro sus vidas.”

                Pero, además, ACIPE predica con el ejemplo, pues tiene una amplia y actualizada sección dedicada a recensiones de obras cuya lectura ayuda a forjar sin duda una mentalidad plenamente científica frente a mentalidades crédulas (de creencias infundadas) o frente a mentalidades sin demasiados escrúpulos a la hora de ganarse la vida a costa de la ingenuidad y sufrimiento de los demás. A ello hay que añadir la invitación cursada a todas las sociedades de nuestra área, dentro de COSCE, para la voluntaria participación y colaboración en este empeño  sin tregua.

                Esta Jornada tendrá lugar el 7 de junio de 2018, a partir de las 15:00 horas en la Biblioteca Histórica UCM, Marqués de Valdecilla, sita en la calle Noviciado, 3. 28015 Madrid. Está abierta a cuantos científicos estén interesados por esta materia. Se cuenta ya con el Programa de la Jornada.

La relevancia de la educación infantil

Hasta bien entrado el último cuarto del siglo XX no contábamos oficialmente en España con la expresión Educación Infantil. ¿Qué ocurría entonces hasta los 6 años que era cuando comenzaba la educación obligatoria, se denominase Educación General Básica -Ley General de Educación del 70-  o, ulteriormente, Educación Primaria – Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo del 90? Que niñas y niños eran cuidados directamente por sus familias o bien éstas les podían llevar a guarderías, al jardín de infancia, a los centros de párvulos o intentar que cursasen preescolar.

Al introducir esta expresión en la estructura formal del sistema educativo español a finales de los 90 se pretende hacer justicia, aunque con mucho retraso, a los avances científicos (especialmente psicológicos y en la actualidad de las neurociencias) que ponen de manifiesto la importancia de estos años para el aprendizaje y el desarrollo de los humanos. Es especialmente significativo que hayan tenido que ser varios premios Nobel (en especial algunos de Economía) los que han llamado la atención sobre  la necesidad educativa de esta etapa, pues es en ella en donde se fraguan las principales desigualdades personales, sociales y económicas que constatamos en la edad adulta dentro de la mayoría de nuestras sociedades actuales, pertenecientes incluso al mundo desarrollado. Continuar leyendo “La relevancia de la educación infantil”

¿Quo vadis Orientación Educativa?

A veces se oye hablar de orientación, sin más. La pregunta lógica es: ¿de qué tipo de orientación se nos está hablando? Uno tienen la impresión, relativamente bien fundada en hechos, de que entraña muchos peligros esta palabra, cuando no va debidamente adjetivada. Se nos puede dar gato por liebre. A título de ejemplo ilustrativo: a algunas/os videntes les gusta denominarse orientadores/as.

Con sólo añadir educativa, ¿queda salvada la situación? A mi modo de ver, no. Porque, ¿quién está detrás de este vocablo? Y lo que es más importante, ¿cuál es el fundamento científico que subyace a la orientación educativa? En cuanto al quién: obviamente pueden ser los diferentes profesores y profesoras de los distintos niveles educativos (educación infantil, primaria, secundaria y universitaria), por circunscribirnos al ámbito de la educación formal. Pueden ser igualmente las personas licenciadas o graduadas en pedagogía o  en psicología (sobre todo los especializados en Psicología de la Educación), por sólo citar dos muestras que solemos asociar rápida y fácilmente con la orientación educativa. 

Luego, ya se puede concluir que son muy diversas las personas, en cuanto a su formación, que pueden y de hecho realizan labores de orientación educativa, siendo a su vez conscientes de que en modo alguno se han traído a colación todos los distintos tipos de individuos que llevan a cabo funciones orientadoras.

Lo más relevante, en todo caso, aparece cuando nos enfrentamos a la fundamentación científica que debiera respaldar a cualquier tipo de orientación rigurosa, a fin de evitar el fraude -no tan infrecuente- en el ejercicio -no tan profesional- de los autodenominados orientadores.

Con esto en mente, entiendo que debiéramos tomarnos la molestia de reflexionar sobre algunos aspectos importantes, a fin de sacar las pertinentes conclusiones: a) ¿en qué conocimientos científicos (disciplina científica) fundamenta cada profesional su orientación?; b) ¿sobre qué aspectos, características o dimensiones uno está realmente capacitado para orientar y sobre cuáles no, dejando ese terreno para otros especialistas mejor preparados científica y técnicamente?; c) ¿no debiera ser pertinente una orientación respetuosa (cada cual habla y ejerce de lo que sabe y para lo que está realmente preparado) y colaborativa (tratando de tener en cuenta conjuntamente todas las facetas de la persona a la que se va a orientar?; d) la orientación educativa, ¿no debiera abarcar la educación formal, no formal e informal y, además, realizarse a lo largo de todo el ciclo vital?

Me imagino y asumo que los que vamos a asistir al Congreso Internacional de Orientación Universitaria (algunos miembros de ACIPE, por supuesto) tendremos una magnífica oportunidad para debatir estos asuntos y clarificar algunas de estas cuestiones, que aquí sólo me he permitido insinuar.

Espero y deseo que los futuros orientados puedan beneficiarse de las conclusiones y toma de decisiones de este Congreso,  que  va a celebrarse en Zaragoza, en los días 5, 6 y 7 de septiembre de 2018.

I Premio ACIPE al mejor artículo publicado en la Revista de Psicología y Educación

El Consejo de Dirección de la Revista de Psicología y Educación desea hacer público que el I Premio ACIPE al mejor artículo publicado en esta Revista a lo largo de los dos últimos años (convocatoria 2018), ha recaído, por su significativa contribución a los ámbitos de la Psicología y la Educación, en el trabajo titulado:

Influencia de los centros escolares sobre el rendimiento académico en Latinoamérica

Autores:

Pamela Woitschach, Rubén Fernández-Alonso, Rosario Martínez-Arias y José Muñiz. Revista de Psicología y Educación (2017, 2, 138-154).

Pamela Woitschach
Departamento de Psicobiología y Metodología en Ciencias del Comportamiento Universidad Complutense de Madrid (España)
Rubén Fernández Alonso
Consejería de Educación y Cultura del Principado de Asturias Departamento de Ciencias de la Educación Universidad de Oviedo (España)
José Muñiz Fernández
Catedrático de Psicometría Departamento de Psicología Universidad de Oviedo (España)
Rosario Martínez Arias
Catedrática de Psicometría Departamento de Psicobiología y Metodología en Ciencias del Comportamiento Universidad Complutense de Madrid (España)

ACIPE da la ENHORABUENA a los cuatro autores/as premiados

ACIPE se suma a la lucha en favor de la igualdad sexual y de género

Ya nos hemos pronunciado en reiteradas ocasiones sobre este asunto y siempre en la misma dirección: hemos de luchar unidos por ambos tipos de igualdad. Para ello es necesario ante todo dar visibilidad a las desigualdades  y las asimetrías en uno y otro terreno, para después poner en funcionamiento mecanismos eficientes encaminados a su desaparición.

Ámbito sexológico. En nuestros días estamos asistiendo, a escala mundial, a las denuncias públicas de los acosos sexuales sufridos por las mujeres, que hasta ahora habían permanecido en silencio. También contamos desgraciadamente con un elevado número de mujeres que mueren o son gravemente heridas, en los más diversos países, a manos de sus maridos, novios o determinados varones. Por supuesto, sigue muy extendida la explotación sexual de las mujeres, incluso dentro de los así llamados ámbitos privados o  domésticos.

Ante esta situación, ¿qué hacer? Muchos académicos y profesionales suelen coincidir haciendo referencia a la necesidad de  una educación sexual. Perfecto, pero ¿cómo se va a impartir ésta si no contamos con una titulación de Sexología? ¿Por qué existen Facultades de Psicología, Sociología, Medicina pero no de Sexología? ¿Cómo va a ir desapareciendo la ignorancia sobre estos asuntos, cuando no los tabúes, si no se crean centros académicos donde se pueda estudiar con total normalidad todo lo relacionado con el sexo, las atracciones sexuales, las identidades sexuales, los roles y estereotipos sexuales, las asimetrías y las disfunciones sexuales? En este terreno, pues, queda mucho por hacer. Desde aquí invitamos a todas las Sociedades científicas, por supuesto a las que estamos dentro de COSCE, a que hagan lo posible para que pueda haber personas graduadas en Sexología que se encarguen después de realizar una educación sexual bien fundamentada científicamente, al  igual que personas que investiguen todo lo relacionado con los sexos y las sexualidades, tanto en su desarrollo funcional como disfuncional. La sociedad, mujeres y varones, nos lo agradecerán a buen seguro.

Ámbito del género. No existe todavía un solo país del mundo del cual podamos afirmar que existe una igualdad plena entre varones y mujeres en los más diversos aspectos de la vida, incluyendo tanto la esfera privada como la pública, y a las diversas instituciones públicas y privadas. Bien nos detengamos en los salarios –brecha salarial- o en los trabajos domésticos y del cuidado –predominantemente ejercidos por mujeres y durante más tiempo- o, sobre todo, en la esfera del poder –techo de cristal-, siempre nos encontramos con las desigualdades de género. En el caso concreto del mundo académico y circunscribiéndonos a España: hay claras asimetrías tanto en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas como en las Universidades: hay más profesores investigadores varones que mujeres, hay más catedráticos que catedráticas, hay muchos más rectores que rectoras. Y eso que nos estamos refiriendo a un ámbito muy privilegiado, pues dentro de sus más preciados objetivos figuran los de la producción del conocimiento y los de  la obtención de la sabiduría y, por tanto, esto implica necesariamente la lucha contra los tabúes, las discriminaciones infundadas, los sesgos cognitivos y la propia ignorancia.

Aquí también se suele estar de acuerdo en que la educación es importante. Pero una vez más nos encontramos con que la realidad no  parece coincidir con nuestros buenos deseos. ¿Hay alguna Facultad  en el mundo donde se pueda cursar la Generología –la ciencia de los géneros-? En el mejor de los casos hablamos de estudios de género, pero ¿por qué esta materia, claramente transversal, no goza de la pertinente titulación, gracias a la cual contemos con graduados capaces de educar en los variados asuntos de género, es decir, en las identidades, roles, estereotipos y asimetrías de género? Desde aquí y ahora hacemos, por tanto, una llamada a las sociedades integradas en COSCE para impulsar estas iniciativas, que claramente nos corresponden a nosotros como académicos, pues deberíamos dar ejemplo de que en nuestros específicos contextos –los docentes y de investigación- nos tomamos en serio el objetivo posible y deseable de la igualdad de sexos y géneros.

I Premio ACIPE

I Premio ACIPE (2018) al mejor artículo publicado en nuestro órgano de difusión científica: 

Revista de Psicología y Educación

Por iniciativa de su Director, el catedrático José Carlos Núñez, y tras su aprobación (vía digital) por la Junta de nuestra Asociación, queda convocado el primer premio ACIPE este año (2018) para potenciar el buen hacer científico de los investigadores que trabajan en el extenso campo de la Psicología y de la Educación.

 Desde ACIPE queremos potenciar un círculo virtuoso, aunando la potencia de convocatoria y de expansión nacional e internacional que suponen los Congresos (vamos a celebrar en IX en Logroño) y la relevancia  de los mejores manuscritos publicados en nuestra Revista de Psicología y Educación. La Junta de ACIPE, la Dirección de la Revista y la Presidencia de cada Congreso pretenden reconocer y premiar el mejor manuscrito publicado a lo largo de  cada periodo de dos años, que es el tiempo que media entre cada congreso.

No queremos que caigan en el olvido los saludables hábitos esenciales de la buena ciencia: la lectura pormenorizada de los manuscritos y su valoración por parte de  revisores de prestigio. A partir de aquí, entendemos que todo buen trabajo (a ser posible excelente) ha de contar con el máximo de eco académico y profesional posible. De ahí que facilitemos a los autores premiados  varias vías, sin excluir la presencial, para la extensión y el impacto de su obra.

Es importante en ciencia la práctica de la máxima objetividad posible. Esto implica el establecimiento de unas normas previas que puedan dar razón de ser de cada  veredicto del jurado. Los dos criterios fundamentales (ver Bases del premio) serán el de la  originalidad y el de la relevancia para el ámbito de la Psicología y la Educación. Ahora bien, a estos criterios más cualitativos se añadirá otro de tipo manifiestamente cuantitativo y que está siendo muy utilizado en la actualidad: el de  las citas recibidas.

Esperemos que esta iniciativa, aplaudida por los miembros de la Junta de ACIPE, reciba también una buena acogida sobre todo por parte de los acipeños/as. El tiempo será nuestro mejor juez y testigo de los resultados futuros.

Evolución y transformación de la Revista de Psicología y Educación

La revista de ACIPE (Revista de Psicología y Educación) ha entrado en una nueva fase, como se puede comprobar fácilmente si uno entra en la página web de la revista y lleva a cabo un repaso a lo hasta ahora publicado en abierto (para todo el mundo).

Se han producido muchos cambios. El que primero se muestra a simple vista es el de su apariencia, a todas luces modernizada y con la incorporación de las normas esenciales de la APA. Pero, sobre todo, la principal transformación es la del procedimiento en la recepción y evaluación de los manuscritos, equiparable al de cualquiera de las revistas de prestigio actuales. Merece la pena comprobarlo.

Ahora bien, el nuevo continente ha de llenarse de un excelente contenido, si queremos que muy pronto nuestra revista sea incluida definitivamente en JCR, dado el rigor y la relevancia alcanzados en sus publicaciones.

Así pues, la puerta queda totalmente abierta para todas aquellas aportaciones (vuestros manuscritos) que consideréis que merecen ser conocidas y tenidas en cuenta por una comunidad científica, nacional e internacional, exigente con la calidad de lo presentado.

Anticipadamente, gracias por vuestra colaboración, a todos los investigadores y profesionales, nacionales e internacionales, interesados por el área de Psicología de la Educación. Queremos que la Revista de Psicología y Educación sea, de ahora en adelante,  una de vuestras vías preferidas para dar a luz vuestros valiosos trabajos de investigación.

Puede consultar los indices de contenidos en la web de la revista o en el siguiente enlace.

ACIPE en contra de las intervenciones pseudocientíficas

Como resulta a todas luces lógico, una asociación científica ha de estar, por definición, a favor del desarrollo de las distintas disciplinas científicas y en contra de cualquier intervención (física, farmacológica, psicológica, educativa…) pseudocientífica.

ACIPE invita al resto de Sociedades que constituyen COSCE para que hagamos un frente común contra una lamentable realidad: unas pocas personas (sin demasiados escrúpulos y con escasa base científica) se enriquecen a costa del engaño y  el sufrimiento de muchos, llegando en ocasiones a poner en peligro sus vidas.

En ACIPE creemos muy importante que la ciencia no sirva sólo y únicamente para el desarrollo profesional de los científicos (algo que es razonable y justo), sino que, además y sobre todo, sus hallazgos y aportaciones reviertan en beneficio de la sociedad, pues los gastos que toda investigación supone en buena parte proceden de los contribuyentes.

Igualmente, corresponde a las Sociedades Científicas poner de manifiesto ante la opinión pública qué entendemos hoy por ciencia (sus diversas disciplinas científicas), que no es lo que a veces la gente se imagina: dogma, conocimiento pleno o verdad absoluta. De hecho las diversas recensiones que han ido apareciendo en la página web de ACIPE tienen como uno de sus principales objetivos el que cualquier persona mínimamente curiosa y apasionada pueda, tras la lectura de esas obras, ir percibiendo las delimitaciones entre conocimientos científicos y los que no lo son. A partir de aquí, tendrá una buena base para inferir adecuadamente (en términos probabilísticos) si una determinada intervención cuenta con una base científica o entraría a formar parte de las intervenciones pseudocientíficas.

IX Congreso Internacional de Psicología y Educación

Logroño, La Rioja: 21-23 de junio de 2018

El noveno Congreso avanza a toda marcha, guiado y coordinado, con elegancia y sabiduría, por Sylvia y todo su equipo. Ya contamos con la página web correspondiente: http://www.cipe2018.com/, que irá desarrollándose y madurando, sin duda, a buen ritmo.

A partir de estos momentos, hemos de ir pensando en nuestras posibles aportaciones y en hacer un hueco en nuestras apretadas agendas de trabajo para enseñar y aprender (es nuestra específica materia: Psicología de la Educación), en torno a lo que es el lema del Congreso: Psicología, educación y neurociencias: construyendo puentes para el desarrollo humano.

Nos está tocando vivir dentro de unos tiempos que cambian y se mueven a gran velocidad. De ahí que no podamos conformarnos con lo que un día aprendimos, enseñamos o investigamos. La información y el conocimiento se están transformando continuamente. Es difícil poder abarcar por nuestra propia cuenta todo lo nuevo que va viendo la luz en cada momento. Por eso necesitamos de la compañía de nuestros colegas –investigadores y profesionales- para ponernos al día incluso de nuestros temas favoritos, para ampliar nuestros horizontes más allá del túnel que enmarca necesariamente nuestras preocupaciones cotidianas y para enriquecer nuestras mentes con los saberes de los demás. El compartir conocimientos y puntos de vista distintos constituye, creo, un buen puente para nuestro desarrollo.

La Universidad de La Rioja está encantada de poner a nuestra disposición sus instalaciones. El Ayuntamiento logroñés y La Comunidad Autónoma igualmente han mostrado su deseo de hacernos la estancia lo más agradable posible. Todo el Comité Organizador está trabajando concienzudamente para que este noveno Congreso deje una huella muy positiva en todos y cada uno de nosotros.

Nos vemos, pues, en junio de 2018 en La Rioja.

“Ciencia e igualdad de género”

En su día ya manifestamos que ACIPE  apoya y fomenta la igualdad de género. Hoy, con sumo placer, nos sumamos a la Jornada de COSCE, que lleva por título: Ciencia e igualdad de género en las sociedades científicas.

Invitamos pues gustosos a las acipeñas y acipeños a participar  en esta Jornada, con el fin de que pueda hacerse poco a poco realidad ese anhelado deseo de la igualdad de género, que es de justicia, empezando por nuestros lugares de trabajo: el mundo académico y profesional.

En esta Jornada se hace realidad algo que es un hecho manifiesto: si queremos comprender el género en toda su amplitud sólo lo podemos hacer contando con las aportaciones provenientes de distintas disciplinas científicas. De ahí que las personas, ponentes, pertenezcan a variadas áreas del saber.

Para el logro de la igualdad, bien lo sabemos fundadamente los psicólogos, no sólo bastan los conocimientos científicos sobre el género–esto es condición necesaria, pero en modo alguno suficiente-, sino que es necesaria la actuación, es decir, poner las contingencias oportunas. Incluso la aprobación de leyes –sirva a título de ejemplo, la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género- , como bien lo hemos podido comprobar desde entonces hasta nuestros días, ha sido es a todas luces insuficiente para el logro de sus encomiables propósitos. Cualquier tipo de programa de intervención de género no puede limitarse sólo a la pertinente información científica (lo cual a veces no es poca cosa, a la luz de las informaciones distorsionadas e incorrectas que circulan por las redes sociales, internet y los diversos medios de comunicación y de divulgación), sino que ha de incluir prácticas y tareas, debidamente programadas y supervisadas, por cualificados profesionales.

Hasta el presente, incluso en los ámbitos académicos, las cuestiones de género han venido siendo consideradas como de segunda clase frente a los grandes temas que han acaparado el grueso de las financiaciones, públicas y privadas. El que los máximos responsables de COSCE hayan decidido  afrontar este asunto en su Jornada de Sociedades anual (2017), es digno de consideración y de elogio.