Progreso.

Norberg, J. (2017). Barcelona: Deusto.

Progreso. 10 razones para mirar al futuro con optimismo.

Portada del libro "Progreso"
Portada del libro “Progreso”

En principio, es difícil imaginar que racionalmente alguien pueda estar contra el progreso, pero si uno está hiperconectado digitalmente, y atento a la mayoría de noticias que nos llegan de los medios de comunicación actuales, puede manifestar un cierto  sentimiento bastante generalizado de malestar y disgusto, que en ocasiones puede desembocar en la concepción de que el mundo va mal, de que vamos a peor. Ante esta paradójica situación –progresamos y, sin embargo, parece que estamos peor-, Johan Norberg, reconocido economista sueco, nos ofrece un documentado trabajo en el que se ponen de manifiesto 10 razones para el optimismo.

Tras la lectura de este libro, dados los datos que aporta, parece quedar relativamente claro (muy claro para é) que: 1) La desnutrición mundial está disminuyendo en todos los continentes, aunque no haya sido erradicada en su totalidad (en la primera década del siglo XXI murieron de hambre 1.7 millones de niños, aunque esta cifra supone una reducción del 60% con respecto a la de mediados del siglo XX). 2) Los niveles de saneamiento están mejorando a escala mundial (el 96% de la población urbana y el 84% de la rural gozan de un acceso adecuado al agua potable). 3) La esperanza de vida está aumentando (antes del siglo pasado en ningún país se había logrado superar la barrera de los 40 años). 4) La pobreza está mostrando un claro declive (en los últimos 25 años la pobreza extrema ha caído a un ritmo de 50 millones de personas por año). 5) La violencia está también decreciendo (si prescindimos de nuestra miopía histórica), dando por tanto apoyo empírico a la teoría de la paz democrática. 6) El medio ambiente está en la actualidad mejorando, pese al coste histórico inmenso (contaminaciones) que ha habido que pagar por una prosperidad gracias a la cual ha mermado la pobreza. Los datos apoyarían la teoría de que la evolución de la contaminación sigue una línea de “U” invertida. Ahora, pues, nos correspondería el descenso. 7) Los niveles de alfabetización están claramente aumentando, aunque no se haya conseguido todavía la alfabetización plena (en torno al 14% de la población mundial todavía seguiría siendo analfabeta). 8) Somos más libres, la esclavitud ha sido abolida (está prohibida en prácticamente todos los países). 9) Aumento de la igualdad. Las discriminaciones de todo tipo (religioso, étnico, sexuales, de género…) están afortunadamente disminuyendo (aunque no desapareciendo totalmente) a lo largo y ancho del mundo. Al inicio de nuestro siglo pocos son los países que aún mantienen leyes  discriminatorias (Arabia Saudí, el Vaticano…) entre mujeres y varones, aunque la igualdad real, por desgracia, todavía no sea en modo alguno completa en casi ningún país, a juzgar por lo reflejado en el Índice Global de Desigualdad de Género –Foro Económico Mundial- o el Índice de Desigualdad de género –ONU-. 10) La próxima generación: se ha de partir de un hecho contundente. El trabajo infantil actual no llega al 10% de niños y niñas, a escala mundial. Se ha logrado cambiar una tendencia importante: el dinero ya no va de los niños a los padres, sino al contrario, a fin de que sus vidas puedan ser más largas y más satisfactorias. Las condiciones de la infancia nunca han sido, por consiguiente, mejores que las actuales.

Al final, como hace el autor, hemos de volver a la paradoja inicial: ¿Por qué mucha gente piensa (más bien siente) que el mundo va mal (a peor) cuando los datos (los que se aportan en esta obra) indican todo lo contrario? Con este trabajo lo que se pretende es que reflexionemos, que seamos conscientes de que tenemos al menos 10 razones para ser optimistas, siempre y cuando  analicemos con detenimiento (sin miopía histórica) el cúmulo de información que se nos aporta.

Ya conocemos sobradamente que los humanos no siempre emitimos juicios o tomamos decisiones racionales. De ahí la invitación a que, por una parte, evitemos ciertos sesgos psicológicos (la información negativa pesa más en la formación de la impresión final que la información positiva; la nostalgia de una edad de oro: no estar a la altura de los progenitores y antepasados, entre otros) y, por otra, nos abramos a lo que hechos y datos bien probados nos ponen de manifiesto: el progreso humano es toda una realidad.

El fin del mundo tal y como lo conocemos

García Aller, M. (2017). Barcelona: Planeta.

“El fin del mundo tal y como lo conocemos. Las grandes innovaciones que van a cambiar tu vida.”

Portada del libro "El fin del mundo"
Portada del libro “El fin del mundo”

Estamos en presencia de un libro netamente divulgativo. Esa ha sido la voluntad expresa, de principio a fin, de Marta García, que es periodista y profesora. En un lenguaje claro y preciso nos ofrece una radiografía diáfana de algunos de los principales asuntos que nos ocupan y preocupan en la actualidad, teniendo en cuenta como contexto interpretativo tanto el inmediato pasado, básicamente el siglo XX, como las tendencias que pueden prefigurar el porvenir. Su modus operandi es muy nítido, típico del mundo del periodismo: a) elección del tema –el trabajo, el dinero, la privacidad, la globalización, la jubilación o la muerte, entre otros- ; b) contacto con las fuentes –científicos de prestigio nacional e internacional (en persona o a través de sus publicaciones) y profesionales desconocidos-; c) presentación de todo lo recopilado y asimilado por la autora, en un buen castellano, que es de agradecer. Continuar leyendo “El fin del mundo tal y como lo conocemos”

Mejoramiento humano

Bostrom, N. y Savulescu, J. (Eds.). (2017).  Zaragoza: Teell Editorial.

Portada del libro "mejoramiento humano"
Portada del libro “Mejoramiento humano”

Creo que es bastante difícil contar con un título de tanto interés como el presente para unas personas como nosotros a las que, querámoslo o no, nos está  tocando vivir una época en la que dicho mejoramiento es posible, en formas hasta ahora inimaginables, debido sobre todo (aunque no exclusivamente) al desarrollo de las biotecnologías.

Esta obra que vio la luz en inglés a finales de la primera década de nuestro siglo  lo hace ahora (2017) en español.  Es fruto del trabajo y la sabiduría de muy diversos y conocidos pensadores, coordinados (colaboración ex profeso y selección de trabajos previos) por Bostrom y Savulescu. Como cabe inferir, las perspectivas adoptadas y defendidas son muy diversas y, en ocasiones, contrapuestas, lo que posibilita un considerable enriquecimiento para cualquier lector con interés en conocer qué nos está deparando el presente, y por supuesto el inmediato futuro, en aspectos básicos y esenciales de nuestras vidas: los de nuestra salud física, mental y social y su posible modificación (mediante técnicas de tratamiento o mejoramiento). Continuar leyendo “Mejoramiento humano”

The Seven Deadly Sins of Psychology

A Manifesto for Reforming the Culture of Scientific Practice. Chris Chambers (2017). Princeton University Press.

Por qué la Psicología está en peligro y como salvarla de él

Portada: The Seven Deadly Sins of Psychology
Portada: The Seven Deadly Sins of Psychology

La Ciencia psicológica ha alcanzado grandes descubrimientos y hallazgos acerca de la mente humana, su estructura, sus procesos y su impacto en el sistema que nos rodea. En el último sigo, hemos sido testigos de un giro desde lo humanista hacia lo metodológicamente riguroso; desde la opinión, a lo estandarizado. Hemos pasado de los libros a los artículos. Esto nos ha hecho, sin duda, más fuertes ante los demás compañeros de viaje ¿pero nos ha hecho mejores? Quizás las últimas décadas han sido especialmente destacables por la proliferación de teorías, modelos, datos y meta-datos, pero ¿hemos abandonado la perspectiva? Siempre pensé que cuando un científico mira sus datos, debe alejarse, tomar distancia, y pensar “¿Por qué hago esto?”. En Ciencia, los datos deben estar al servicio del método, y el método, al servicio del pensamiento lógico, no al revés. La validación de teorías siempre ha sido un continuo devenir de confirmaciones y falsaciones, y es en ese proceso en el que algunas hipótesis se continúan replicando y otras no. Un proceso normal que, aunque a alguno le incomode, es fruto de la maduración y la honestidad. Continuar leyendo “The Seven Deadly Sins of Psychology”

Una nueva guía para una vida racional

Ellis, A. y Harper, R. (2017). Barcelona: Obelisco.

Portada del libro "Una nueva guía para una vida racional"
Portada del libro

Uno de los aspectos más destacados de esta obra es que constituye una magnífica síntesis de la experiencia profesional y conocimientos psicológicos de sus dos autores, a lo largo de más de medio siglo de estrecha colaboración terapéutica y divulgadora. Todo el libro está dedicado a dar a conocer, en términos sencillos, su obra maestra: la Terapia Racional Emotivo-Conductual (TREC), que se enmarca dentro del amplio campo de las terapias conductual-cognitivas (TCC), las más aplicadas internacionalmente en la actualidad y las que gozan de un mayor y mejor respaldo científico. Continuar leyendo “Una nueva guía para una vida racional”

Convergencias. El orden subyacente en el corazón de la ciencia.

Convergencias. El orden subyacente en el corazón de la ciencia.  Watson, P. (2016). Barcelona: Crítica.

Portada del libro
Portada del libro “Convergencias”

Es muy probable que algún lector aficionado a la lectura de las recensiones que han ido apareciendo en esta página web de ACIPE, escritas por su Presidente, se pueda preguntar con toda razón por el porqué de las obras seleccionadas, tan aparentemente alejadas de una Psicología de la Educación. Una buena respuesta se encuentra en este libro, pues su tesis es la de la convergencia (la idea más profunda del universo; la unidad del mundo observable): las distintas disciplinas (física, química, biología, psicología, sociología o antropología, entre otras) han ido confluyendo durante los últimos 150 años en una coherente y bien fundamentada narración sobre la historia del universo, sobre nuestra propia historia. Esta convergencia nos ayuda a explicar la mayor y única historia que hay: la Gran Historia. Continuar leyendo “Convergencias. El orden subyacente en el corazón de la ciencia.”

La revolución transhumanista

La revolución transhumanista. Cómo la tecnomedicina y la uberización del mundo van a transformar nuestras vidas.  Ferry, L. (2016). Madrid: Alianza Editorial.

Portada del libro
Portada del libro: “La revolución transhumanista”

El objetivo del autor es diáfano: dar cuenta de lo que se entiende por la revolución transhumanista, aunque no exista pleno consenso al respecto. A lo largo del texto se van poniendo de manifiesto sus implicaciones (sobre todo, aunque no exclusivamente, en el terreno de la medicina y de la economía –economía colaborativa-), tanto en los momentos actuales como con vistas al futuro inmediato. Se trata de ilustrar cómo estas patentes repercusiones están transformando ya considerablemente nuestra existencia (en todas sus facetas), en unos casos positivamente (ideal terapéutico), mientras que en otros parece que podamos correr serios riesgos (ideal del aumento y la perfección). Incluso podríamos estar encaminándonos a  un transhumanismo posthumano: la creación de una nueva especie. A este respecto, como ejemplo paradigmático de esta revolución transhumanista, merece ser citada  la Universidad de la Singularidad, financiada por Google, en Silicon Valley. Continuar leyendo “La revolución transhumanista”

Yo soy yo y mis parásitos.

Cómo criaturas minúsculas manipulan nuestro comportamiento y transforman sociedades. McAuliffe, K. (2016). Barcelona: Ediciones Urano

Portada del libro
Portada del libro “Yo soy yo y mis parásitos”

Este libro se enmarca  dentro del ámbito del Periodismo de Investigación, al que hicimos alusión en la reseña del Ladrón de cerebros. Está escrito por una periodista que ha cosechado éxitos y reconocimiento por su maestría en la divulgación de temas científicos. La ciencia es la que nos posibilita tener una visión válida y fiable de lo que en realidad somos y de lo que podemos y no podemos llevar a cabo a lo largo de nuestras vidas. En esta ocasión la autora se centra en los parásitos (pasajeros invisibles, capaces de burlar nuestros sistemas inmunológicos; dictadores encubiertos) y otros microorganismos: esas criaturas minúsculas que conviven con nosotros, dentro de nuestro cuerpo, y que, para bien o para mal, condicionan (manipulación parasitaria, zombificación, hipnotización) nuestra existencia más de lo que habíamos podido imaginar hasta ahora. Inciden en cómo nos comportamos, en qué tipo de sentimientos manifestamos y en cuáles pueden ser nuestros pensamientos y, en situaciones extremas, pueden llegar a ser determinantes en el paso de la vida a la muerte: es el caso, a título de ejemplo bien ilustrativo, del Plasmodium, causante de la malaria.

Dado  que buena parte de los datos que se comentan en este libro provienen de investigaciones muy recientes, de diversas disciplinas (neuropasitología, inmunología, psicología, psiquiatría o antropología, entre otras) y que todavía no tenemos un corpus científico consolidado, hemos de ser sumamente prudentes a la hora de valorar lo que se nos presenta.

Ahora bien, lo que sí es un hecho bien constatado es que nosotros somos nuestro yo más todos los microorganimos que conviven dentro de nuestro cuerpo. Recuérdese que ya desde los primeros momentos de la

vida, las primeras bacterias fueron parasitadas por los primeros virus. Desde entonces hasta nuestros días este fenómeno se ha convertido en una realidad permanente. Cabe suponer, con fundamento,  que su conocimiento y asimilación por cada uno de nosotros va a suponer una mejor comprensión científica de quiénes somos y del lugar que ocupamos en la naturaleza, aunque ello nos obligue a dejar atrás una imagen demasiado idílica de nuestro ser. Veamos por qué.

Se ha de hacer mención aquí a nuestra microbiota (simbionte), es decir, al conjunto de virus, bacterias, hongos, protozoos y otros microorganismos que viven en nuestro cuerpo y que interactúan con él (para bien y para mal). Hemos de hablar de muchos billones, lo que a todas luces supera el número de células de nuestros organismos. Igualmente, nos hemos de referir al microbioma: conjunto total de los genes de nuestra microbiota. Este material genético supera al nuestro en bastante más de 100 veces, lo que ha llevado a afirmar a algunos autores que el 90 por ciento de ti no eres tú, genéticamente hablando. Somos, pues, querámoslo o no, más que un organismo, un superorganismo, que además de nuestra huella dactilar única, tenemos también nuestro microbioma único. Albergamos, los humanos, millares de especies de microbios, cuya composición es distinta en cada individuo.

El estudio actual de este inmenso mundo abrirá, muy probablemente, en un futuro próximo vías de intervención, tanto de tipo correctivo, como preventivo o incluso optimizador. No parece bueno que los psicólogos y psicólogas educativos nos mantengamos al margen de estos avances científicos, cuando la psicología sí está ya implicada en trabajos de investigación dentro de estos campos.

El ladrón de cerebros.

Compartiendo el conocimiento científico de las mentes más brillantes. Estupinyà, P. (2010). Barcelona: Debate

Para una Asociación Científica, como ACIPE, ha de ser motivo de alegría contar con un puente sólido que facilite el tránsito de los conocimientos científicos hasta la sociedad. Esto es lo que se logra, de forma brillante, en el libro que ahora comento.

Portada del libro
Portada del libro “El ladrón de cerebros”

El primer autor (bioquímico y divulgador científico) tiene un claro objetivo en mente: facilitar las lentes que proporciona la metodología científica a sus lectores. Para ello, lleva a cabo una selección muy exigente de investigadores (la mayoría de estas personas son figuras muy conocidas internacionalmente en sus respectivos campos: las mentes más brillantes) para que le expliquen, y por ende nos expliquen también a nosotros, en términos asequibles, los grandes logros de nuestros días en muy diversos campos: qué es y cómo funciona nuestro cerebro, qué conocemos y desconocemos de nuestro universo, qué nos aporta la nueva biología del siglo XXI, qué es eso del cambio climático y un considerable número de otras cuestiones que preocupan a la ciudadanía del siglo XXI, a juzgar por las noticias de las que suelen hacerse eco los diversos medios de comunicación. Junto a los logros y los aspectos más positivos de la ciencia, también se ponen de manifiesto otros más negativos y algunos de los sesgos que manifiestan los científicos. Continuar leyendo “El ladrón de cerebros.”

Deshaciendo errores.

Kahneman Tversky y la amistad que nos enseñó cómo funciona la mente. Lewis, M. (2016). Barcelona: Debate

Portada del libro
Portada del libro deshaciendo errores

El autor de esta obra, profesor universitario en la Universidad de Berkeley, destaca entre otras cosas por su capacidad extraordinaria para combinar adecuadamente información económica y periodismo narrativo. En nuestro caso concreto, habría que añadir un matiz de enorme importancia para los académicos y profesionales de la psicología educativa: el de poner de manifiesto la importancia de la psicología para las teorías económicas, tras haberse empapado de los trabajos realizados por Amos Tversky y Daniel Kahneman (psicólogos) y que le valieron, a este último, la concesión del Premio Nobel de Economía (sic) en 2002 (Tversky ya había fallecido 6 años antes).

Fueron precisamente sus aportaciones psicológicas, fruto de su estrecha colaboración, las que posibilitaron una nueva adjetivación para una disciplina –la economía- que no era su área de conocimiento: la economía conductual. El núcleo de sus trabajos –de sus múltiples experimentos- puso de manifiesto que el presupuesto esencial (el punto de partida, el paradigma predominante) de la mayoría de teorías económicas en aquellos días, vigentes hasta finales del siglo XX, que el homo economicus es ante todo un sujeto racional en sus decisiones, no se sostenía del todo, pues los humanos venimos equipados por la evolución con un cerebro propenso a dejarse guiar o influenciar por determinados sesgos (ilusiones cognitivas), al menos cuando sólo tenemos en cuenta el pensamiento rápido (Sistema 1: automático, inconsciente) y, en ocasiones, cuando aplicamos incluso el pensamiento lento (Sistema 2: lógico, calculador, consciente).

¿Cuáles son algunos (ejemplos ilustrativos) de esos sesgos o atajos heurísticosse alejan de los principios básicos de la probabilidad y de la lógica: no siempre los seres humanos somos transitivos– que legos e incluso especialistas suelen cometer cuando se les enfrenta a situaciones experimentales en que tienen que tomar decisiones en contextos de incertidumbre? El de disponibilidad (tendencia a sobrevalorar las probabilidades reales en función de aspectos no del todo significativos: como los recuerdos más cercanos, su accesibilidad; sesgo de experiencia reciente; sesgo de impacto); el de representatividad (ciertos aspectos, típicos de los estereotipos, conducen a decisiones de asignación –a un grupo, a una profesión- que no se sustentan en conocimientos de probabilidad elemental;  estereotipo de la aleatoriedad frente a la verdadera aleatoriedad);  el de anclaje (sobreestimar el valor de una primera o adyacente información –el ancla-, pero que no es relevante para la elaboración de predicciones o juicios correctos); el de la aversión o rechazo al riesgo (ante la misma probabilidad de perder o ganar algo, nos solemos inclinar, en la mayoría de las ocasiones, por evitar las pérdidas);  la creencia en la ley de los pequeños números (la tendencia a sacar conclusiones generales a partir  de datos obtenidos con unos pocos sujetos o pruebas, al suponer que la ley que rige los grandes números garantiza lo que obtenemos con pequeños números).

A la luz de los múltiples experimentos que pusieron de manifiesto este tipo de sesgos, los autores creyeron que se podía llegar a la elaboración de teorías válidas (como la Prospect Theory) sobre el funcionamiento general de nuestras mentes, cuando éstas se ven obligadas a tener que tomar decisiones en situaciones de patente  incertidumbre. El asumir que los humanos toman estas decisiones racionalmente, sobre un fundamento de la lógica y la probabilidad básicas, supone estar condenados a equivocarnos frecuentemente. Dado que son mecanismos mentales, éstos están presentes en cualquier tipo de decisión enmarcada dentro de la incertidumbre –lo que ocurre en la mayoría de las circunstancias de nuestras vidas-, no sólo en las delimitadas al ámbito de la economía, por lo que sus hallazgos son relevantes  para  multitud de campos: el psicológico, el de la medicina, el de la política, además por supuesto del de la economía, por sólo citar algunos de ellos. Ahora ya, con lo indicado, no nos debiera crear disonancia cognitiva alguna el que Kahneman recibiera un Premio Nobel.

Esta obra, además de su utilidad para todos aquellos que se quieran introducir con buen pie en los logros de estos dos investigadores, supone un valor añadido, pues nos desvela el cómo se comportan dos seres humanos –académicos- cuando llevan a cabo sus investigaciones: sus fobias y filias, sus creencias sobre el posible impacto de sus trabajos, sus ambiciones personales, sus personalidades, sus relaciones de amor y odio, sus encuentros y desencuentros, sus relaciones familiares, sus círculos académicos y hasta sus propios sesgos cognitivos, como ellos mismos se ven obligados a reconocer.